Semaforo

Confíe en sus instintos empresariales

David MacLaren es un empresario de Vancouver fundador de la empresa MediaValet, una compañía de manejo y gestión de activos digitales por medio de la nube, y nos comparte su experiencia así:

Cuando un semáforo cambia a amarillo, hay una fracción de segundo en que el cerebro y el instinto tienen decisiones en direcciones opuestas. Su cerebro grita “frena”, mientras que su instinto dice “al ataque.” Es lo mismo cuando se trata de sus decisiones de negocio. En esos momentos cruciales, lo que necesita saber cuándo ir con su instinto y la espada desenvainada, y cuando con el freno de la razón.
En 2000, fundé VRX Studios, una empresa de fotografía global para la industria de viajes y hotelería. Una década más tarde, estábamos luchando para ser operacionalmente funcionales con menos de 20 terabytes para nuestros recursos multimedia de alta definición. Ese problema nos obligó a dejar de concentrarnos en lo que hacíamos bien: tomar fotos. Entonces creamos nuestro propio sistema de gestión de activos digitales que podría satisfacer nuestras necesidades específicas. Durante los siguientes tres años, las empresas de fotografía comenzaron a interesarse en nuestro sistema. En contra del consejo de la razón, decidí “poner el pie en el pedal y acelerar”. Separé las dos empresas, vendí VRX Estudios y concentré mi tiempo en el proyecto de gestión de activos digitales.
Ha sido una aventura desde que hice esa decisión fundamental, y todavía no estoy seguro de lo que depara el futuro. Sin embargo, hemos levantado una ronda de financiamiento, y estamos creciendo a una velocidad vertiginosa ahora estamos mucho más cerca de la rentabilidad. No ha sido fácil, pero en los últimos 24 meses, la valoración de la nueva empresa pasó de cero a US $ 20 millones- y acabamos de empezar. Como cualquier fundador y empresario sabe, si yo hubiera ignorado mi instinto y solo hubiera escuchado el consejo de otras personas, me habría perdido la oportunidad de mi vida. Así que, ¿cómo saber cuándo ignorar el sentido común e ir tras el instinto? Trataré de explicar lo que he aprendido con mi analogía de conducción:

Mira por su parabrisas
Cada uno de nosotros experimenta una visión única del mundo. Si hubiera escuchado a los demás, probablemente seguiría tratando de crecer la base de clientes de mi primera empresa a 5.000 en los próximos años. En su lugar, vi una oportunidad más grande. Me di cuenta de VRX Estudios no era mi negocio, ya había tomado su propio camino, y que no era el mío. Por eso tomé la decisión de escindir el sistema para activos digitales y crear MediaValet. Sentí una emoción y alegría que no había sentido en años. Ser demasiado rígidos y centrarse exclusivamente en nuestro plan de negocios original, hace que nos olvidemos de buscar nuevas oportunidades. Manejar el negocio propio y hacer que apunte en la dirección correcta, es la pasión de todo empresario. Sólo recuerde escuchar al negocio, a sus clientes y colegas, y siempre mantener los ojos abiertos, nunca se sabe lo que está a la vuelta de la esquina.

No se detenga en la intersección
No se puede bajar pasajeros del auto en una intersección; porque pueden sufrir lesiones graves. De la misma manera, no se puede llevar a cabo una idea de negocio antes de que la oportunidad se muestre enteramente. Se necesita tiempo para ver si tiene una idea de lo que se necesita para sobrevivir. Esto significa que necesita evidencia sólida de que en realidad hay un mercado para su producto, que ha tasado correctamente el precio, que puede satisfacer las necesidades del mercado, que puede atraer a un buen equipo y que, en última instancia, su producto o servicio se puede vender. Esto puede tardar unos meses, o como en mi caso, varios años. Pero cuando a una idea le salen sus propias piernas, “al ataque”!

“Al ataque”
Cuando su instinto dice “al ataque”, es momento de meter a fondo el acelerador. Pero hay que comprometer el 100% de su tiempo, atención y energía, o los riesgos aumentan exponencialmente. En mi caso, MediaValet tiene un año de edad y siento que estoy haciendo una diferencia con respecto a la comercialización de equipos de todo el mundo. Todavía escucho a mi instinto con regularidad. Como empresarios, creo que siempre debemos escuchar lo que nuestros instintos nos dicen. Después de todo, podrían estar señalando gran cambio.

¿Cuándo fue la última vez que escuchó a su instinto? ¿Le gustaría que compartiéramos su caso?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *