saving-retirement

Una vida de empresario y luego qué?

Durante los últimos años del ejercicio de su profesión como consultor para ayudar a empresarios a idear su plan para el futuro, Adams dice haber encontrado tres creencias que impiden a la mayoría de los empresarios a construir un plan personal de retiro, son las siguientes:
• Mi negocio es el mejor lugar para invertir mi dinero.
• La venta de mi negocio me dará suficientes dinero para retirarme.
• Cualquier persona que no esté de acuerdo con los dos puntos anteriores no es digno de escucharse o de confiar; porque no entienden lo que significa ser dueño de un negocio.
Pero hay algunas lagunas de conocimiento que los dueños de negocios tienen, los descuidos más comunes son:

  1. Retiro de efectivo Sostenible: Si desea retirarse algún día, deberá tener las inversiones (en capital) para reemplazar sus ingresos laborales. Para hacer eso, usted necesita saber exactamente cuánto puede sacar de sus inversiones cada año no solo para mantener su valor, sino aumentarlo. El retiro de efectivo que ha sido ampliamente aceptado por la comunidad académica, para que se cumpla lo anterior es de no más de 4%. Si usted toma más de 4% al año, corre el riesgo de quedarse sin dinero durante su retiro.
  2. Salud y Longevidad: Cuando preguntamos a parejas casadas cómo se imaginan su salud cerca de la jubilación, la inmensa mayoría están de acuerdo en que quieren estar sanos cuando llegan a la edad de 65. La esperanza de vida promedio para una pareja que hoy tiene 65 años de edad y están sanos es 92 años de edad, y probablemente uno de los dos va a vivir más allá de esa edad. Los años de jubilación serán largos.

A pesar de que a menudo se llama “retiro”, hay que considerarlo en realidad “desempleo permanente.” En este ejemplo, de 65 a 92 años son casi 30 años, se necesitará un capital importante para estar tranquilo.

Como dueños de un negocio, tendemos a subestimar el riesgo de lo que hacemos cada día y a sobreestimar la cantidad de dinero que vamos a hacer en la supuesta y futura venta de nuestro negocio.

En conclusión, comience por el ahorro de 15% de su ingreso bruto e inviértalo en algún lugar que no sea su negocio, y que le dé la posibilidad (en un futuro) de disfrutar de la misma libertad y autonomía de la que ha disfrutado como empresario. Por último, va a requerir mucho más que la venta de su empresa para diseñar y construir una buena vida, y no hay mejor momento que el presente para empezar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *