Businessman Standing at An Office Desk Smiling with One Hand in His Pocket --- Image by © Royalty-Free/Corbis

Usted se está limitando más de lo que usted piensa.

Rahul Nawab es un empresario en Washintong DC es el presidente de IQR Consulting, Inc., un proveedor de soluciones analíticas para instituciones financieras, comercio y seguros. Esta es su historia:

Voy a empezar así: subestimé lo difícil que sería ser un empresario. En verdad, no hay nada fácil en esto. Iniciar un negocio requiere en partes iguales de coraje y visión … con un toque de locura. Cuando empecé mi compañía de análisis hace unos años, mis amigos y mentores me aconsejaron buscar orientación profesional para ayudar al crecimiento de la empresa. Yo no tomé en serio sus sugerencias. Me veía a mí mismo como el empresario por excelencia, muy versado en mi campo y confiado en mis capacidades.
Alimentado por energía ilimitada y entusiasmo, no era consciente de la frustración, la incertidumbre y la gran cantidad de detalles que robaría mi tiempo y agotaría mi determinación. En el primer año, casi todas las horas del día las dediqué a tratar de levantar mi negocio del piso. Era agotador, por decir lo menos. Pero siendo el bulldog que soy, me aferré, sólo para enterarme de que una sola persona no puede hacer todo por sí misma. Esta toma de conciencia me permitió aceptar tres verdades que desafiaron mis concepciones de cómo un negocio lucrativo debe operar.
El concepto de control
Un concepto al que tercamente me he aferrado: mi necesidad de ser parte de cada decisión. Además pensé que tenía que hacer todo mejor que nadie pues, yo era el jefe. Pero ¿cuál es el punto de tener talento, empleados capaces si no les permitimos realizar su trabajo? Esta toma de conciencia y de humildad me permitió ver el valor de, no sólo poner el equipo adecuado en el lugar correcto, sino además darles espacio para tomar sus propias decisiones, errores y soluciones. Pasó el tiempo, y ahora tengo altos directivos capaces, con espacio para crecer, que han desarrollado la capacidad de anticiparse a los conflictos y actuar en consecuencia. Estoy cosechando los frutos haber delegado, y no menos importante estoy disfrutando de haber recuperarado mi horario de sueño regular y mi tiempo de inactividad.

 

Jugar muy bien socialmente
Una de las voces más estridentes en mi cabeza el mi grito de: “No socios en mi empresa!” Como resultado, yo era reacio a cualquier intento de asociarse con otros. Pero si se necesita un pueblo para criar a un niño, la creación de alianzas estratégicas para formar un equipo fuerte no puede ser una mala idea. La clave fue encontrar socios cuya experiencia complemente la de mi empresa. Cuando la alianza está funcionando a toda máquina, es como ver una orquesta, cada sección desempeña su papel a la perfección.
Crecimiento con frecuencia significa: Cambio
Empezamos empresas porque nos destacamos en un oficio o habilidad y queremos comunicar ese valor a los demás. En mi caso, “business analytics” me fascinó, y vi el potencial de ayudar a otros a hacer grandes decisiones utilizando el “data” obtenido. En un cierto punto, sin embargo, tenía que concentrarme en las tareas de nivel superior si se va a operar un negocio de varios países. Solía pasar el 80% de mi tiempo en el análisis de datos, y ahora tengo suerte si puedo dedicar el 10% de mi energía hacia esa pasión inicial. Si bien esto puede parecer triste, mi sed de aprender y crecer la empresa significó tener la flexibilidad mental. Nuestros roles deben transformarse y cambiar si queremos progresar en nuestros viajes empresariales.
Una visión clara del negocio, un equipo fuerte y socios valiosos y estratégicos sentaron las bases para nuestro éxito continuo. En medio de este crecimiento del negocio, el mayor obstáculo, y potencialmente el paso más importante, era dejar de ser obstáculo con mis creencias: salirme del camino que yo mismo tracé para la empresa. ¿Le suena familiar? ¿Le gustaría que compartiéramos su experiencia?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *